Subscribe to download your free self-love workbook and to receive all the hearty good news once a month! 💕😀
Suscribite para descargar to workbook de amor propio gratuito, y para recibir noticias lindas una vez al mes! 💖🤩

Trastornos de alimentación – Sus testimonios

Era de noche, yo estaba tranquila en mi dormitorio, haciendo quién sabe qué, la verdad. Se encendió mi teléfono para mostrarme la notificación de que alguien me había escrito al Facebook. Era una chica que sufre de trastornos de alimentación, y me quería agradecer por lo que estoy haciendo por medio del blog. Cuando terminé de leer el mensaje estaba súper conmovida, agradecida por la confianza de esta persona, y a la vez sentía una impotencia enorme. ¿Cómo puedo ayudarle a ella y a las miles de personas que sufren de lo que ella también está viviendo?

✨ Tengo 32 años y lucho todos los días con un trastorno de la alimentación, ahora mi nutricionista dice que es “anorexia nerviosa atípica y bulimia”, atípica porque no tengo un peso bajo si no que estoy en un rango “normal”, pero he perdido tanto peso que se supone que estoy ahí… (Etiquetas al fin)…

Después de contestarle de la mejor manera que pude, quedé con una inquietud muy fuerte por aprender un poco más de la boca de chicas que han estado y están en esta situación, saber más de sus realidades, pero también de los mitos que ellas ven vigentes alrededor de los trastornos de alimentación. Con esta idea en mente, me mandé con una Instastory para solicitar que si alguien quería contarme su experiencia, se sintiera en confianza de hacerlo. Algunas me mandaron mensajes, otras correos. Les pedí permiso para compartir sus palabras anónimamente y todas me dijeron que sí. 💗

✨ ¡Por supuestísimo! ¡Creo fielmente que ese tipo de cosas ayudan mil! Hay mucha gente que por esos mismos mitos ni siquiera se atreve a buscar ayuda, o después de tantos años llega a creer que no hay marcha atrás y se acostumbra a vivir envuelto en esta mierda.

✨ Sí linda, me parece súper, porque siento que hay muchas chicas que sufren trastornos pero que lo normalizan, que piensan que pesar 50 kilos pero querer pesar 45 es normal, que piensan que no comer es normal, o que hacer ejercicio todos los días 2 horas, sin descanso, es normal. Chicas que piensan que ser flaca es lo máximo, sin preguntar cómo llegó uno a estar flaco en tan poco tiempo. No importa si es saludable o no, sólo importa que lo lograron.

Trastornos de alimentación: Una lucha diaria

Creo que es necesario que escuchemos lo que las personas que sufren o han sufrido de estos trastornos tienen que decir para sensibilizarnos ante esta realidad, para entender un poco más, para evitar errores, para no emitir juicios torpemente, para no dejar pasar señales, para aprender a amarnos y cuidarnos las unas a las otras. Para muchas muchas cosas.

✨ Mi problema siempre ha sido el sobrepeso/obesidad. Y eso me afecta demasiado mi autoestima; hace unos años baje de peso y ahí es justo donde se da cuenta uno cómo el ser “gorda” es tan poco aceptado por la sociedad. Los comentarios de “qué linda, ahora sí se ve guapa con esos kilitos menos, se ve mejor sin esos cachetes” y así muchos comentarios que nunca antes había recibido, ahí es donde uno dice “pucha ¿tan fea soy?”

✨ La gente piensa que ser flaco es el objetivo máximo. Aunque nunca fui tratada por eso, yo tuve un trastorno alimenticio por año y medio hace años. Durante ese año y medio llegué a bajar casi 20 kilos (pesaba 62-65 empezando y llegué a los 45k). No comía, siempre andaba un paquete de Skittles que repartía en todo el día y siempre estaba comiendo algo (Skittles), pero no desayunaba ni cenaba y muchas veces no almorzaba, o almorzaba un poquito y dejaba el resto. Empecé a bajar montones de peso. Y mi experiencia fue que todo el mundo sólo me decía lo bien que me veía. Que me veía súper linda, que los maes me daban pelota, que mi familia comentaba lo “bien” que estaba. Nunca nadie se dio cuenta de que tenía un trastorno, nadie (ni mis papás) preguntaban cómo estaba bajando el peso, porque yo me iba para la U desde la mañana y volvía en la noche (aunque no tuviera clases), para estar “distraída” y haciendo cosas.

✨ ¿Qué fracaso, verdad? ¿Para qué ser anoréxica si ni siquiera así puedo ser flaca? ¡Qué nivel de tonteras piensa uno a veces! ¡Así es esta vara! Mucha inseguridad, mucho serrucha pisos conmigo misma, todo el día (tooooodo el día) pensando en la llanta, que lo que comí o lo que no comí, que si me pasé de 300 o 400 calorías en el día, que si vomité 1, 2, 3, 4, 5, 6 o más veces, que si tuve un atracón (que qué débil, porque comer es signo de debilidad)… Que si subí de peso o que si no he bajado suficiente (nunca es suficiente), porque sé que la aceptación es hoy, con este peso o con el que tenía hace 1 año, no “dentro de 7 kilos”.

✨ Los trastornos de alimentación no son de adolescentes nada más, ni tampoco son de flacas esqueléticas nada más, de hecho la mayoría tenemos peso “normal” o “sobrepeso”, y la sociedad nos ve como personas que simplemente toman malas decisiones, cuando en realidad esto es una enfermedad. ¡Mucho estigma alrededor de esto, aún!

✨ Yo lucho todos los días por amarme así, porque sueño con el día en que pueda disfrutar de nuevo de una comida, de dejarme estar con mis seres amados sin pensar en que tengo que ir a vomitar lo que sea que haya comido hace 2 minutos, porque quisiera verme en el espejo y dejar de ser tan dura y juzgarme tan fuerte, si no poder amarme y abrazarme.

✨ Siento que la gente está concentrada tanto en pensar que ser flaco es mejor, que a veces no sé dan cuenta de que están frente a un trastorno. Piensan que bajar de peso es la máxima meta y que alguien más flaco se ve mejor y es más saludable.

✨ Yo tenía momentos de atracón y ahora grande mi papá me dice “¿por qué usted siempre tenía paquetes de galletas y papas y dulces en sus gavetas?”. O sea… en mis gavetas no había nada que no fuera comida chatarra pero nunca nadie me preguntó en ese momento.

✨ Bueno y es que mi nivel de inseguridad es tal, que te escribo desde mi cuenta “alternativa”, la que uso para estar en grupos de apoyo y ver noticias de trastornos de la alimentación, para que nadie se dé cuenta, porque no puedo tirar a la basura esa imagen que tienen de mí…

✨ Pero entonces, cuando logré “ser flaca“, desarrollé un trastorno de ansiedad y me daban ataques de pánico, no podía dormir, solo lloraba. No sabía ni por qué, probablemente porque mi cuerpo ni sabía lo que estaba pasando. Pero entonces obviamente a eso mis papás sí respondieron, porque yo no quería ni salir del cuarto.

✨ Mito terrible: que los trastornos de alimentación son problemas de adolescentes. Soy profesional, madre, esposa, una mujer hecha y derecha y a mis 39 casi 40 años, sigo lidiando con la bulimia. Es como una válvula de escape: pierdo el control emocional, entonces como de más (o creo eso), entonces vomito y me siento menos culpable. Ocurre muy poco, menos cada vez, pero es una mierda sentirse así. Perdón por el francés, pero solo un término fuerte expresa lo que se siente.

✨ Cuando empecé a bajar de peso la gente me decía que ahora sí me veía guapa; nadie me había dicho esas cosas antes, y todos los estereotipos y cosas que dicen las revistas empiezan a atacarlo a uno. Este año venia de nuevo muy motivada, tratando de volver en plan de bajar de peso pero esta vez de forma saludable sin dietas milagrosas, más bien aprendiendo a comer y haciendo ejercicio regularmente y no me iba tan mal, pero en mayo empecé un duelo y desde ahí todo se ha vuelto más difícil: mi autosabotaje está por los cielos y mi autoestima por los pisos… Y ya han llegado comentarios de “uy está más gorda, esa blusa ya no se le ve bien”, comentarios que trato de ignorar, pero igual empieza todo el tema de autoaceptación que a veces se vuelve taaan difícil…

Procesos y esperanza

trastornos de alimentación 2

 

✨ Seguiré poniéndole, voy mejor, unos días más que otros, pero justamente porque la esperanza ha crecido y sin ella es imposible vencer los miedos. Es un alivio saber que uno no está solo. ¡Y claro que es una breteada! ¡Ufff! Pero busco todos los días creer que vale la pena encontrando canalizar esta fuerza en el objetivo correcto.

✨ Ahora estoy más tranquila, dejé de poner 50 kilos como meta jaja. Y estoy “tranquila” como estoy, aunque todos los días son una batalla (como ahorita que estoy sentada y me “siento” las llantas). Ahora me concentro en buscar cosas que me acerquen a ser más saludable, no necesariamente a ser más flaca.

✨ Hay días en que ando súper fuerte, hay días en que me siento fatal. Y pese a eso, te puedo decir que soy feliz y agradezco mi vida. Voy un día a la vez.

Soy fiel a no hacer castillos en el aire, ustedes lo saben, así que debo decirlo: la recuperación no es fácil, no es rápida, no es un jardín de rosas; pero sí es lo más satisfactorio que podés hacer, sí va a valer todo el esfuerzo, sí va dar buenos frutos y sí va a demostrarte que sos una persona espectacular, fuerte, valiente y que merece toda la aceptación y el amor del mundo, de tu mundo.

En medio del caos, por favor nunca olvidemos que vivimos, aprendemos y evolucionamos por procesos, y que el empuje de seguir adelante se mantiene firme cuando nos agarramos fuerte fuertísimo de la esperanza, del sentido que tiene nuestra vida, de las personas que nos aman y de su apoyo incondicional, del amor propio, del amor por la vida y de todo lo que nos queda por vivir y gozar en este mundo. Aunque no nos la creamos, aunque no la veamos, aunque no la sintamos, esa esperanza está viva. Se requiere un trabajo de exploración interior para sanar nuestro corazón, y definitivamente de una adecuada ayuda terapéutica para ir caminando poco a poco hacia una vida más plena, más serena, más feliz. ¿Pero sabés qué…?

Es posible, te lo prometo. Un día a la vez, un paso a la vez, una decisión a la vez. 🙌🌷🍃

🌟 Para obtener ayuda, en Costa Rica recomiendo contactar a la Asociación de Desórdenes de la Conducta Alimentaria y la Asociación Costarricense de Trastornos Anímicos Recurrentes. Si no estás en Costa Rica podés Googlear grupos de apoyo para trastornos de alimentación, de seguro vas a obtener resultados que te lleven a opciones donde podés encontrar apoyo.

💖💖💖

¿Qué pensás, qué sentís? Contame en los comentarios, compartamos y sigamos nutriéndonos mutuamente, aprendiendo juntas, quitando la vergüenza de hablar sobre estos temas. No hay vergüenza en ser simplemente humanas, en no ser perfectas, en ser mujeres. #JuntasSomosMás

Las quiero princesas, y las quiero felices. 💖

Your heart needs YOU, and WE need your heart!
signature
share
7

No Comments Yet.

What do you think?

Your email address will not be published. Required fields are marked *